Inicio Contacto Mapa Web Conectarse conectarse

 

HEMEROTECA

 
12 de Abril de 2019

CONFERENCIA SOBRE EL ARTÍCULO 831 EN TOLEDO

Impartida por D. Juan Bolás Alfonso, notario honorario.

Toledo, 9 de abril de 2019.-


La delegación del Colegio Notarial de Castilla-La Mancha en Toledo ha acogido la celebración de una conferencia formativa sobre la aplicación práctica del Artículo 831 del Código Civil impartida por D. Juan Bolás Alfonso, notario honorario. El conferenciante ha estado acompañado en la mesa presidencial por D. Luis Fernández-Bravo Francés, decano del Colegio Notarial de Castilla-La Mancha y por D. Daniel Ruiz-Risueño Riera, Notario de Chinchilla de Monte Aragón, y Delegado de Aequitas en este Colegio.

D. Juan Bolás fue fundador de la Academia Matritense de preparación de opositores(1982), ha sido Decano del Colegio Notarial de Madrid y presidente del Consejo General del Notariado (1999-2004) y del Consejo de los Notariados de la Unión Europea por dos veces (2002 y 2007). Además impulsó la creación bajo su presidencia de la Fundación Aequitas. Gran parte de su labor social se ha centrado en proteger desde la Función Pública los intereses de las personas con discapacidad, convirtiéndose en un experto en este tema, siendo habitual colaborador en foros, seminarios y revistas del sector.

En su intervención abordó diversos casos prácticos en los que se puede aplicar el Artículo 831 del Código Civil, norma que permite al testador potenciar la figura del cónyuge viudo como fiduciario otorgándole plenas facultades para distribuir la herencia entre los hijos atendiendo a las circunstancias de la vida, a sus necesidades y comportamiento.

Se trata de un mecanismo sucesorio muy adecuado para mantener la integridad del patrimonio familiar, más allá del sistema clásico del usufructo entre cónyuges y, sobre todo, dulcificando el rigor del sistema legitimario del Derecho Común al permitir aplazar, no precipitar, la partición de la herencia.

Para facilitar su comprensión expuso uno de los supuestos que se tuvieron en mente en la elaboración del precepto, a saber: familia integrada por padres y tres hijos; de un patrimonio ganancial modesto pero muy habitual hoy, compuesto de la vivienda familiar, un vehículo y una cuenta corriente. Al fallecimiento de uno de los cónyuges los hijos reclaman el pago de la legítima, pago al que el viudo no puede hacer frente salvo vendiendo o hipotecando la vivienda con el consentimiento, más bien exigencia, de los hijos.

La gravedad del caso aumenta considerablemente si uno de los hijos sufre algún tipo de discapacidad que obliga al viudo a importantes gastos para su cuidado y mantenimiento.

En rigor, aunque en la redacción del artículo 831 CC no se contempla expresamente en ningún punto la existencia de descendientes con discapacidad, se puede decir que es el auténtico origen de la norma tal como confirma la Exposición de Motivos de la Ley.

No obstante, gracias a la extensión general del precepto puede ser aplicado por los progenitores con descendencia común para proteger al máximo al viudo y facilitar la unidad tanto de la empresa como del patrimonio familiar, independientemente de que exista a o no un hijo con discapacidad.

Juan Bolás Alfonso animó a los notarios a que tengan en cuenta las posibilidades que ofrece el artículo 831 a la hora de aconsejar a las personas sobre las distintas formas de enfocar su herencia, según las peculiaridades de cada caso. Las fórmulas habitualmente empleadas por los notarios son sin duda útiles pero pudiera ser que en algunos casos no sean las más aconsejables.

El profundo conocimiento del sistema sucesorio ha sido siempre, y debe seguir siendo, una clara prueba del valor añadido de la función notarial en base a la excelencia profesional.



Más información:
Sonia Varea
Gabinete de Prensa
Colegio Notarial de Castilla-La Mancha
664 216 474
comunicacion@exitalia.com

  Volver a Índice